500

500bEl fenómeno de las Redes Sociales no resulta desconocido. Su importancia en la sociedad de nuestros días no es indiferente. Somos seres sociales por naturaleza y el establecer vínculos de tal índole es parte de nuestro espíritu. Sin embargo, no deja de llamar la atención como la tecnología ha tergiversado ciertos conceptos… confundir “contactos” con “amigos” por ejemplo.

No pretendo establecer una tesis psicológica ni sociológica al respecto, pero si poner sobre la mesa mi punto de vista al respecto. Soy una persona que valora la conversación, el debate de ideas como una forma de convertirnos en mejores personas en base a poder escuchar a otros sobre su forma de ver el mundo… claramente las Redes Sociales facilitan esto, ¡que duda cabe! …pero me quedo con esa conversación en torno a un café, una copa de vino o una lata de cerveza.

Hoy pareciera ser mas importante la cantidad de “likes” en un posteo en Facebook que las oportunidades en que nos juntamos con un amigo a conversar pensando como cambiamos al mundo… ¿Recuerdas la última vez que eso ocurrió?

Soy comunicador audiovisual de profesión, las redes sociales y su trabajo en ellas son parte de mi vida, no tengo como desvincularme de ellas por mas que quiera, lo cual me ha llevado a pensar mucho entorno a mi relación con ellas los pasados meses. Primero pensar en para que las necesito realmente y desde ahí establecer que pongo o no pongo en ellas y por supuesto a cuantas personas y quienes hago parte de ese mundo virtual.

Me parece que establecer que rol cumplen en nuestras vidas los espacios virtuales es parte de un aprendizaje social, la necesidad de crear un “Manual de Carreño en Redes Sociales” seria buena idea. No es simple. El no comprenderlo es lo que hace que al día de hoy existan quienes creen que tienen el derecho de etiquetar a toda su lista de contactos en fotos que a todas luces a muchos no les interesan o bien bombardearte con invitaciones a eventos a los que claramente no tienes ninguna intensión de asistir. Esta actitud la he llegado a comparar en alguna ocasión con esa sensación de que algunos  creen que los muros exteriores de tu casa, y porque no decirlo inclusive los del tu living, están disponibles para todo quien te conoce para rayarlos con grafities o pegar afiches de cuanta tontera se les ocurre.

Tras pensarlo mucho llegue a un número : 500. Me parece que es un número que refleja mi proyección de a cuentas personas quiero llegar como “Contactos” en Facebook, cuántas personas me parecen que son un punto inicial de influencia con mis ideas, cuantas personas son el círculo del cual me quiero nutrir sobre sus ideas sobre este mundo en el cual vivimos y mantenerme en un contacto mas próximo. Que no se me mal entienda, no limito mi capacidad de influenciar o verme influenciado por un número mayor de personas, sino que simplemente creo que para establecer una conexión real que lo permita debe haber nexos, lazos de manera real y simplemente apretar el botón para “agregar a mi lista de contactos” no lo establece…  por mucho que a cientos de personas les parezca que si. Esta lleno de estudios psicológicos y sociológicos sobre cuantas pueden llegar a ser realmente la cantidad de “amigos” (con todo lo que eso implica) de manera real en una vida. ¿A quién queremos engañar pensando que la cosa puede ser diferente gracias a Facebook o Twitter?. Para mi los reales caben en la palma de una mano…  a veces incluso pienso que en una palma puede sobrar espacio.

Anuncios

El valor de la crítica para el desarrollo del Arte

Toda disciplina artística tiene un principio básico: someterse a la opinión de la gente con la intensión de ser juzgada y provocar algo en el espectador. Esta opinión puede ser abordada desde el puro análisis teórico de la técnica que fue empleada para crear la pieza en cuestión, o desde la mas absoluta subjetividad del “gusto”.

Hace años comencé un blog para la crítica de cine desde la posición de quien disfruta del rito al cual se nos convoca en una sala destinada al Séptimo Arte. Sentarnos en la oscuridad con una gigantesca pantalla frente a nuestros ojos y un paquete de cabritas en nuestras manos.  Pese a una formación profesional en el campo audiovisual me parece que quien se forma de esa manera nunca debe perder de vista que si bien uno puede estar preparado de manera práctica y teórica para la construcción de un producto, quienes verán ese producto no son solo colegas. En su gran mayoria son personas sin esa preparación, simples admiradores del arte, y por ende cuando uno analiza, en el caso de mi blog una pieza audiovisual, con la intensión de educar, los comentarios deben ser realizados como una forma no solo de compartir una opinión personal sino que debe ser justificada en términos que cualquiera, con o sin conocimientos técnicos, pueda comprender y entablar un debate con el autor de dicha crítica y el autor de la obra. Esto tiene una razón para mi: la educación de audiencias.

Este proceso en las audiencias tiene una importancia máxima en el mundo cultural de nuestros días donde los medios, sin ningun tipo de filtro, nos bombardean diariamente con imágenes de presentaciones en vivo, programas de televisión, festivales, eso sin contar las presentaciones mas caseras (que por supuesto son el mayor porcentaje de videos en Youtube), privilegiando cantidad por sobre calidad de productos culturales.

Cuando nos interesa que una determinada disciplina artística (danza, cine, canto, etc) se desarrolle, la labor de quienes son conocedores de esos temas se hace indispensable para poder guiarnos en como educar nuestros sentidos, para crearnos una opinión sobre lo que vemos y poder de alguna manera privilegiar mediante la compra de una entrada (en el caso de un espectáculo en vivo) o simplemente la sintonía (en el caso de una película exhibida por televisión) avalando a lo que tenga mayor “calidad” . Este proceso que parece tan simple será, el que dicho en terminos muy básicos, podra dar de comer a un artista, y permitirá que este pueda destinar tiempo al proceso creativo que genera productos que enriquecen un colectivo cultural.

La parte compleja en esto es el concepto de gusto estético. Este concepto se mezcla y confunde con mucha facilidad con lo que es “bueno” o “malo” desde un punto de vista artístico. Solo diré, para no entrar en un bosque filosófico, que algo puede ser “bueno” y que a alguien en particular “no le guste”  o bien “malo” y que otra persona “le guste”. El tema esta en ser lo suficientemente objetivo para asumirlo y ser objetivo ante el analisis, en otras palabras poder decir una frase como “la pelicula (o espectáculo) tenía excelente factura técnica pero no era de mi gusto” en vez de un “la obra era pésima” depositada sobre el gusto personal. Lo correcto técnicamente es ABSOLUTAMENTE OBJETIVO y no puede esto mezclarse con EL GUSTO PERSONAL ni ser víctima de la subjetividad de algunos mal llamados “profesionales“.

Cuando se forman artístas, sea cual sea la disciplina, debería dárseles una clase precisamente en este aspecto …el concepto de gusto y la capacidad de separar esto de un análisis objetivo artístico. Mas aun si este artísta se volverá a la vez formador de nuevos artistas. Todo artista es a la vez un creador de audiencias de manera directa, es un líder de opinión, de él depende el desarrollo o no de su propio arte. Es por ello que la importancia en su formación toma aun mas relevancia.

Para que el arte se desarrolle la crítica es necesaria, es vital. Promueve no solo la superación personal, sino que además crea una sana competencia entre colegas. Claro que para eso esta debe ser hecha dejando de lado prejuicios e intereses personales. Habitualmente caemos en falta de objetividad al mezclar las amistades, o una mal llamado “compañerismo” con un apropiado juicio. Mal me parece que se caiga en un beneplacito permanente al realizar críticas siempre positivas, el  no encontrar nada malo… como dijera  Baltasar Grasián (escritor español del Siglo de Oro que cultivó la prosa didáctica y filosófica) : “”Aprobarlo todo suele ser ignorancia; reprobarlo todo, malicia“. Cuando se cae en la complacencia frente a los productos artísticos, estamos a un paso de la mediocridad. Siempre debe buscarse la excelencia y la búsqueda creativa de nuevas formas de expresión basadas en un duro trabajo con sólidas bases teóricas…¿cómo puede encontrarse este camino sino es través de prestar atención a las críticas que se reciben permanentemente al poner el trabajo personal frente a una audiencia determinada? No podemos dejar de lado características que debe tener todo artista: la humildad y la autocrítica. La condición de TODO ARTISTA pasa necesariamente por  ser criticado, implica el NO SER DEL GUSTO DE TODOS, quien no se encuentre preparado para esto busque otra profesión. Tácito (historiador romano) dijo “Irritarse por un reproche es reconocer que se ha merecido“. Definitivamente subirse al carro del ego y descalificar con la frase “bah, ¡¿y que sabe ella de danza?!” por ejemplo, no habla de otra cosa que de un soberbia absoluta por parte de quien descalifica de esta manera una opinión y se olvida que CUALQUIERA puede dar un juicio sobre su trabajo por el simple hecho de haberlo presentado sobre un escenario, siempre y cuando esta sea hecha con respeto.

El comprender la crítica, tanto su realización a un tercero como escuchar aquella hacia el trabajo propio, y finalmente el utilizarla para el desarrollo del arte hace la diferencia entre quienes quedaran en el camino y quienes llegaran a convertirse en maestros tras muchisimos años de trabajo duro potenciando sus talentos y escuchando opiniones sobre la expresión de este.

Aprender a ver es el mas largo aprendizaje de todas las artes” señalan Edmond y Jules de Goncourt. Claramente una frase de aquellas que ilustra mi punto en este ensayo.

El arte en si implica varios fenomenos sensoriales para madurar. Ver y no mirar es uno de ellos. El saber escuchar tambien se suma al ver. Y cuando digo escuchar no se aplica solo para quien se sienta frente a una orquesta y puede distinguir si lo que suena es un chelo o un violín, sino quien se abre a poner atencion a las críticas con respecto a su trabajo dejando de lado el ego y la autosuficiencia de quien se cree dominador de una determinada técnica. Como bien lo expresan los sabios orientales: “nunca se deja de aprender, y se debe enfrentar cada dia como si fuera el primero de un largo camino, cada día uno no debe pensar en lo que sabe sino en mucho que queda por saber aun“. Solo de esta manera el artísta desarrolla de manera real una sensibilidad al servicio de la creatividad que no solo hace que este se desarrolle de manera individual sino como un colectivo de la mano de los colegas que lo rodean.

No creo en no hacer crítica “porque el medio no esta preparado”. Eso de alguna manera tambien es autocomplacencia con como estan las cosas. No me parece que si existen quienes tengan una opinión seria no puedan darla porque existan a su vez quienes no saben reaccionar ante una crítica a su trabajo. Personalmente me parece que las opiniones crean debate, y el debate y la conversación son la base para los procesos creativos que desarrollan las disciplinas artísticas. Esto me da pie para decir también que el crítico debe encontrarse preparado para que su opinión tampoco sea del gusto de muchos y estar dispuesto a debatir en conversaciones que mantengan cierto nivel intelectual y no caer en descalificaciones simplistas.

¿Donde esta el punto que le da solidez a los argumentos en una crítica? Para mi son principlamente dos:

1.- El dejar de esconderse tras una identidad en las tan de moda redes sociales realizando ataques malintensionados (críticas no-constructivas) que solo crean un distanciamiento frente a las opiniones. El firmar con nombre y apellido un comentario creo que es lo mínimo que se debe hacer, eso sin contar que al realizar un comentario también debe escribirse nombre y apellido a quien esa crítica va dirigida en caso de no ser un comentario generalizado. Asumir las palabras que uno dice o escribe es un acto de transparencia y buena fe básica.

2.- El entregar argumentos concretos, teóricos, que avalen los propios dichos enriquece no solo el dialogo sino subir varios escalones de lo que en Chile estamos acostumbrado nos enrede en discusiones sin sentido.

Los procesos que llevan al desarrollo de un arte pasan necesariamente por el trabajo y perfeccionamiento de una expresión. ¿Como se puede realizar esto si no es sometido a un analisis meticuloso de los resultados? Tanto expertos como meros espectadores son los llamados a colaborar en ese proceso por parte de los artistas en primer lugar. Si el artista no quiere progresar en la expresión de su arte dificilmente puede cumplir y perfeccionar la primera regla de un artista : COMUNICAR, producir una reacción, emocionar.

Todos están llamados a desarrollar las artes. Todos tienen en sus manos las herramientas para contribuir.

Soy un artista… merezco respeto

Hay veces en que ciertos temas son difíciles de plantear. Mas un cuando nos acercamos desde puntos de vistas que pueden ser subjetivos para muchos a conceptos poco concretos. El arte y sus definiciones es uno de estos temas. ¿qué es el Arte? ¿quién es artista?¿qué es bueno o malo como obra?, etc. Cada una de estas preguntas dan por si solas para escribir un libro completo filosofando al respecto pero la ilustración asociada a este artículo me da un punto de partida para expresar mi punto de vista.

Soy Comunicador Audiovisual con Mención en Producción, Diplomado en Cultura Audiovisual Contemporánea, fotógrafo especializado en danza y tengo en el cuerpo 10 años de experiencia produciendo espectáculos de danza en este país. Todo esto me ha enseñado no pocas cosas desde la misma experiencia de vivir no solo el éxito de un proyecto artístico sino el fracaso en otros y las nunca bien ponderadas victorias “morales” al estilo del fútbol chileno, eso sin contar el largo camino de esfuerzo que se debe realizar para terminar en uno u otro lado de los resultados.

Vivimos en un país como Chile donde el arte no es considerada para la gran mayoría de la población un trabajo y una forma de vivir sino simplemente un hobby. Con los años me he convencido que eso es en gran parte responsabilidad de los mismos artistas quienes en un gran porcentaje no hacen NADA por demostrar lo contrario. ¿Si los mismos artistas no valoran su trabajo y tras años de estudio para llegar a un gran nivel no tenemos la cara para exigirles respeto a quienes ostentan carreras “tradicionales” y creen que hacemos lo que nos apasiona en nuestro “tiempo libre” quienes podrían ?

¿Queremos ser respetados y valorados? …¡depende de nosotros! Comprendo la visión romántica que muchos tienen del arte por el arte, pero de eso lamentablemente no se vive, ni se educa a los hijos, ni se pagan las cuentas. El artista debe comprender que es parte de un sistema, en el que le guste o no  existen reglas. El arte es un producto como muchos otros que se expone al mercado: el público (le guste  o no le guste a muchos artistas) …y la diferencia entre ser una artista exitoso o no depende de que tan claro ese artista tenga ese concepto.  El simple talento o la pasión por su disciplina no lleva a un artista del anonimato a una carrera exitosa. El profesionalismo hace la diferencia. El mostrar que lo hace “especial” y “preparado” para los grandes escenarios a diferencia de su “colega” es lo que determina el lograr sus sueños.

Cuando compro una entrada para ver un espectáculo yo espero ciertas cosas mínimas. Que el espectáculo sea de calidad, que el lugar este acondicionado de manera adecuada y que se trate al espectador como corresponde. Como productor estos tres puntos a la vez reflejan para mi como el artista es tratado tras bambalinas… ¿Se lo trató como corresponde por parte de la producción poniendo no solo a su disposición una ficha técnica que le permita mostrar su arte sino valorándolo como persona y respetándolo como un artista que en muchos casos a dedicado su vida a desarrollarse como tal?

En nuestro país he escuchado varias veces la frase de parte de artistas…  “hay que estar dispuesto a todo, y saber salir adelante….  si bien es cierto que hay que ver la ficha técnica… las luces el sonido… todo eso ayuda y hay que verlo, pero un show no debe basarse en eso“.   Para mi esa forma de pensar primero es mediocridad con todas sus letras y no es otra cosa que no entender lo que significa ser artista y mucho menos hacerse respetar como tal.  Esa frase para mi es la mas representativa para explicar el subdesarrollo del arte en Chile y por que nos diferenciamos en el nivel de las puestas en escena los espectáculos chilenos de los extranjeros..  me encantaría saber que opinaría el director general del Circo del Sol de esa frase para el bronce. Cuando un bailarín que no se ve sobre un escenario porque las luces no son suficientes o un músico suena pésimo gracias a que la amplificación es desastrosa son ejemplos no de la forma de forjar el “carácter” de un artista sino del no respeto a su trabajo…  y el permitirlo y dejarlo pasar por parte del artista es complicidad en esa falta de respeto.

Me parece pertinente a esta altura hacer una salvedad. Claramente no puedo meter en la misma canasta lo que implica tener escasos recursos para el arte como puede ser en una pequeña ciudad de regiones con pocos recursos o bien un acto a beneficio. Pero si se destinan bombos y platillos para un espectáculo con estrellas internacionales de renombre donde la entrada no salen mil pesos lo mínimo es que los espectadores puedan ver bailarines sobre el escenario con una iluminación de nivel semi – profesional y un sonido donde los acoples y los saltos de pista no sean una constante.  En un lugar pueden existir pocos elementos pero SIEMPRE (si se cuenta con profesionales en el equipo) es posible con dos “tarros” generar una iluminación que cumpla con la función para la que fue pensada, realzar al artista sobre el escenario, así como con un par de parlantes y un reproductor de cd lograr que las pistas suenen como deben. Retomando la frase para el bronce del párrafo anterior, creo que si puede ser aplicada en un momento determinado: el bailarín esta listo para salir a bailar y se produce un apagón en todo Chile, el teatro no tiene generador…  y DEBE salir a escena. ¡Aquí existe una razón de peso!

No somos pocos los que en este país nos preocupamos de este tipo de cosas ante una presentación en un escenario. Encontrarse que existen quienes no lo hacen y por el contrario “atornillan al revés” en ese sentido no deja de ser desalentador para el trabajo que uno realiza por años.

Insistiré siempre que la formación de artistas no es solo sobre el escenario debe incluir si o si conocimientos de producción y de autogestión…  ¡así se sale de la mediocridad y se desarrolla un medio artístico! Pero hasta que eso ocurra es bueno recordar que existimos quienes tenemos experiencia y conocimientos para apoyar a quienes estén interesados en generar espectáculos de calidad…  ¡solo pregunten!   …¡por favor!

.

“Te presento a mi señora… baila danzas árabes”

En Occidente tenemos perjuicios sobre muchas cosas provenientes de Medio Oriente. Para nosotros todos esos lugares distantes a Latino América tienen, sin lugar a dudas, formas de ver el mundo diferentes a las nuestra. El Orientalismo fue responsable de esto en gran medida al acrecentar esa diferencia y crear un inconsciente colectivo  donde la imagen del “harem” de pintores que, dicho sea de paso, jamas tuvieron la oportunidad de verlos y la sensualidad exacerbada inunda todo, distante además de la realidad que esa parte de nuestro planeta vive hoy en día. Luego cuando, por esas cosas de la vida, nos topamos con quienes participan de la cultura del Medio Oriente nuestra primera tarea es comenzar a conocer ese mundo y darnos cuenta de la cantidad de errores de conceptos que teníamos incorporados en nuestras mentes occidentales.

Al ser pareja de una profesora de danzas árabes no solo se  comienza a conocer a través de ella una cultura distante a la nuestra sino que de alguna manera reconocer ciertas características culturales de nosotros mismos como latinos. Descubrir que las danzas árabes son danzas de mujeres para mujeres es quizás lo primero con lo que uno se encuentra, y desde ahí la relación de esos países y sus mujeres con la femeneidad, obviamente distintas a la nuestra. Asi es fácil darse cuenta la modificación que hacemos sobre esa realidad en latinoamérica y particularmente en Chile de esa expresión cultural. Sorprende, por ejemplo, como gracias a esa imagen “orientalista” pasa en algunos casos a ser de una expresión cultural en un número “artístico” contratado para eventos de gerentes de fin de año, cuyo objetivo es “recrear” la vista de estos altos ejecutivos y no precisamente darles un baño de cultura sobre el folklore del norte de Africa, al mezclar en una presentación un tema claramente Saidi con un colorido traje de strass que deja poco a la imaginación.

Al comenzar a sumergirse en este maravilloso mundo uno se vuelve de alguna manera un difusor de esa cultura y uno mismo pasa a ser un defensor de la cultura de aquellos países y tomar la bandera de reivindicación de esa cultura para que sea respeta como tal partiendo por el gesto de ponerse un “hatta” al rededor del cuello.

Uno nota al mencionar la frase “te presento a mi pareja..  es profesora de danza árabe” como la expresión de algunos cambia, una dosis de curiosidad y de hacer muchas preguntas sin que ella escuche se apodera del rostro de con quien uno conversa, ¡particularmente si es hombre! Los hombres que comparten su vida con parejas relacionadas a este arte deben ser “evolucionados” y de no serlos deben “evolucionar“. Ser pareja de estas mujeres especiales es en si un desafío a la confianza que ellas nos entregan además de enfrentar nuestra propia relación con la femeneidad de nuestra pareja desde el punto de vista oriental. Los códigos corporales de esta danza son diferentes a los nuestros y debemos aprender a comprenderlos. La relación de ellas con su cuerpo es diferente, su autoconcepto de mujer es distinto de la mayoría de las mujeres de las cuales nos rodeamos cada día en países como Chile.

Para algunos el adaptar la mentalidad y sacar los perjucios que puedan tener fruto de un machismo extremo propio de la idiosincracia latinoamericana es solo la primera etapa del proceso. A continuación viene el apoyarlas en lo que es su pasión, en muchos casos, mas allá de un hobby o trabajo ¿Cómo se las apoya? …siendo uno quien explica, difunde y defiende este arte como una expresión cultural, pero ojo, no por un tema de “justificación” de la pareja sino porque uno realmente logra hacer la diferencia .

Cuando uno tiene que escuchar comentarios de esos congéneres con mentalidad “Morande con Compañía” y, con la mejor de las caras y educación, explicarles que la niña con traje de “odalisca” (concepto que esta claro es “orientalista” y muchos confunden su significado real) en su despedida de soltero, o la modelo de programas como “Fiebre de Baile” no bailaba lo mismo que esta bailando tu pareja sobre un escenario en ese minuto, y que además posee un peso cultural sobre sus hombros, creo que uno ha logrado pasar un límite que como hombres occidentales de no ser en la circunstancia de ser pareja de una mujer del mundo de las danzas árabes difícilmente cruzaría por si solo.

Debo decir que en mi caso personal no ha sido tan complejo por venir del mundo artístico y trabajar ligado a una disciplina artística, también fruto de una cultura distante, como lo es el flamenco. Creo que puedo, sin embargo, ver que para otros congéneres debe ser mas complejo en este país. Es un tema no menor pero que por ver a nuestras parejas contentas sobre un escenario, disfrutando de la danza, vale la pena cada minuto que nos demos para explicar de que se trata la danza árabe de verdad… la que ellas aman, y por la que comienzan a escuchar canciones en idiomas desconocidos, con letras que hablan de emociones expresadas de una manera distinta. Dependerá de cada uno si es solo un apoyo simbólico, asistiendo a las galas de escuela por ejemplo, o si se vuelve mas explícito llegando a pegar mostacillas o aprendiendo a tocar el derbake o escuchar música nubia mientras leemos un libro si es que ese mundo a uno lo conquista desde adentro.

Sea como sea, creo que creo que el tener ser pareja de una mujer amante de estas danzas es un regalo, una oportunidad de descubrir a través de ella, como lo dijera Shokry Mohamed, esa “danza mágica del vientre“, que en mi opinión vuelve tan especiales a quienes la practican.

Las Redes Sociales

La redes sociales ya tiene un largo recorrido en nuestras vidas. Los niños de hoy no comprenderían un mundo sin Facebook, Twitter…  hace algunos años era Msn, Fotolog, antes de eso Icq. Quizás hemos generado mas contactos, pero no es difícil darse cuenta que ellos no contribuyen de manera real al intercambio de ideas y contenidos entre los seres humanos… los blogs por alguna extraña razón quedaron en el camino.

Pasaron de alguna manera a ser expresiones de la necesidades de comunicar, de decir algo, para mi lamentablemente no se ha hecho enfasis en algo previo al comunicar que es el “que comunicar”, “que decir“. Si uno analiza twiteos o posteos en Facebook no solo nos encontramos con faltas de ortografía o gramática, que para este caso es lo de menos, sino que nos encontramos con ideas inconexas, con pensamientos en voz alta que solo nos muestran el deseo de mucha gente de decirle a otro en algun lugar del mundo “acabo de comprarme un super 8” o “estoy haciendo cola en el banco” . Quizás para Nicanor Parra esto podría constituir antipoesía, el sumum de la expresión humana, para mi al menos no es mas que el deseo de poder hablar con alguien al sentirse solo entre tanta gente.

Las redes sociales deberían ser la herramienta por excelencia para crear un mundo nuevo lleno de ideas, tenemos en nuestras manos la posibilidad de intercambiar nuestros pensamientos a través del cyber espacio con gente alrededor de todo el mundo sin importar los miles de kilometros que nos separen de otro ser humano que puede creer o pensar de la misma manera que nosotros. Llevamos pocos ejemplos que demuestran esto, la caída del gobierno Egipcio, y el caso de la central Barrancones en nuestro pais. Son pocos pero estos ejemplos nos demuestran el potencial que las redes pueden llegar a tener.

Soy de los que creo que si queremos cambiar el mundo debemos liberar nuestras ideas, debemos compartirlas y debatirlas, como dije, las faltas de ortografía y gramática son lo de menos, comuniquemos contenidos, ¡dejemos de  mirarnos el ombligo!

Nos hemos llenado de técnicas deportivas que nos invitan a soltarnos, ejercitar nuestros músculos como si la vida sana se sostuviera solo sobre un físico digno de admiración en formato televisivo…  ¿y qué pasa con nuestra mente?  …¿con nuestro espíritu? …¿estos elementos no se cultivan?  ….¿no se “ejercitan” a caso?  La respuesta a esto es el intercambio de ideas, la creatividad puede ser entrenada y desarrollada en virtud de crear un mejor mundo en el cual vivir. Que mejor que contribuir a buscar respuestas a través de compartir lo que pensamos, descubrir respuestas y porque no crearlas en un trabajo en conjunto como raza humana.

¿Arena o Tatuaje?

Uno elige el valor de las palabras, de las promesas, de las ilusiones. Una forma es tomar una ramita y escribir en la arena de la playa donde llegan las olas. Otra es elegir un color y escoger en que parte de tu cuerpo quieres dejar una huella de lo que piensas y crees.

La primera es simple, la toman quienes se tienen tan poca fe, que intuyen que la primera ola que se cruce en sus vidas hará borrar con el codo lo que escribieron con la mano, o bien esta alternativa se elige cuando las letras se escriben por dejar a alguien tranquilo y sembrar la ilusión sin pensar en el futuro. Aunque mas triste es que quienes toman esta opción esperan además que al momento en que la ola llegue no existan testigos, que nunca se sepa cuando las palabras se las llevó el mar.

La segunda opción de hace por compromiso. Por amor, por creer en lo que se dice. Por saber que no es algo del minuto y que pase lo que pase a nuestro alrededor el viento no se llevara las palabras. En alguna parte de nuestra cabeza una voz nos dice que pondremos todo de nuestra parte para morir con las botas puestas o mejor dicho… se debería pasar sobre nuestra voluntad el olvidarnos de lo que pensamos y queremos.

Gracias viejo…

Al fallecer mi padre hace algunos años me replantié no solo lo que había sido mi relación con él, con errores y aciertos sino además pensé por primera vez en mi vida lo que me gustaría fuera la relación con mis propios hijos cuando aparecieran en mi camino.

Es difícil pensar en la tarea de educar y de criar un hijo o hija. Es aun más difícil ponerse en esa tarea. Nadie nos enseña a ser padres. Tengo claro, sin embargo, que sin respeto ganado a base de argumentos y no del autoritarismo propio del siglo XVIII con esa típica frase de “lo harás porque soy tu padre…!!” no se puede llegar a ningún lado. En base a argumentos perfectamente un hijo pensará… “mis viejos saben, sus razones me convencieron que cometía un error”. Así fue mi viejo siempre, y así lo es mi madre hasta el día de hoy.. todo se conversa, todo se debate, como gente civilizada. Nunca me cansaré de agradecerles el haberme criado así.

¿Qué clase de educación se puede cimentar sobre el miedo a que los viejos se enojen o me castiguen?. Siempre respete a mis viejos por lo mismo, jamás me golpearon y supieron educarme en base argumentos y razones y no por la fuerza de la hebilla de un cinturón. Patético y cavernícola me parece quien debe usar un golpe para hacer entender a un niño, eso no me hace más que dudar de la capacidad intelectual de quien usa esos medios. Vi de muy de cerca los resultados de la violencia sobre los niños la trabajar como voluntario en la Sociedad Protectora de la Infancia y la Ciudad del Niño. Niños abandonados o golpeados por padres y madres que exhiben las más diversas razones para haber dejado a los niños en esas circunstancias, por cierto, ninguna de ellas atendibles. Entre un samarreo por malas notas, unos correazos por portarse mal o un ataque de rabia y golpes por alcohol para mi, no hay ninguna diferencia.

Los padres son un guía para los hijos. Un amigo, alguien en quien confiar y alguien a quien respetar por el simple hecho de haberle dado de vida. Pero en ningún caso un dador de dogmas morales y de acción que deben ser seguidas bajo pena de terribles castigos de ser desafiados y mucho mas aun de ser desobedecidos.

Todo ser humano debe aprender a formar sus ideas y hacer su propio camino, a lidiar solo contra el mundo, esa es la labor del padre… enseñar a vivir. Pero sobre todo convivir con quienes rodea, una sociedad completa. Tolerar y respetar las diferencias de opinión y convertirse en una persona que sea capaz de aprender y educarse para ser una aporte a nuestro mundo.